jueves, 11 de abril de 2013

Tortilla de patata


Cuando vine a España por primera vez, la verdad que me sorprendió la gastronomía puesto que en México estamos acostumbrados a cocinar con aceite de maíz y el de oliva lo usamos muy poco, por no decir que para algunas recetas. Mi abuela cocinaba en casa de unos españoles que radicaban en mi zona y siempre decía que la comida sabia diferente y de ella conocí el aceite de oliva. Hoy les hablo del aceite de oliva porque considero que sin duda alguna para una buena tortilla de patata, el punto estrella es el aceite de oliva. Alguna vez probé una cocinada con aceite de girasol, otra al vapor y otra cocida la patata en olla rápida. Creerme, no voy a decir que son incomibles, pero como la hecha con el "oro verde" el aceite de oliva, ninguna. 
Así que aquí les dejo mi receta de la famosa tortilla española.


                                       Tortilla de patata





Ingredientes:
(mediana)

* 4 patatas medianas
* 1 cebolla blanca o amarilla mediana
* 6 huevos
* 200 ml de aceite de oliva 
* 1 1/2 cucharadita de sal


Proceso.
Primero empezamos con la cebolla  y le hacemos tres cortes como se ve en la forto. A continuación la picamos en laminas ni muy finas, ni gruesas.       
                                                    

Ponemos el aceite a calentar en una sarten o cacerola, que no salga humo, pero que esté bastante caliente. Echamos la cebolla, removemos y bajamos el fuego a temperatura suave.


Dejamos confitar durante 8 ó 10 minutos. Confitar significa cocinar a fuego suave y en abundante aceite. Mientras tanto pelamos las patatas y las cortamos.
                                                    


Primero por la mitad, luego en cuartos y después en láminas. Las ponemos en un cuenco y reservamos. El tiempo que la cebolla esta confitando hay que remover para que toda se cocine igual. Una vez pasado el tiempo de la cebolla, incorporamos las patatas cortadas.

                                                            


Removemos todo para que los ingredientes se hagan amigos, eso quiere decir que se impregnen las patatas del aceite y la cebolla. Subimos el fuego y una vez que rompa a hervir, bajamos a temperatura medio-suave y dejamos confitar durante 30 minutos. Las patatas no deben dorarse, por eso hay que estar pendientes de remover continuamente y de mantener una temperatura que haga burbujas suaves. Aquí es donde está el truco de una buena tortilla, que la patata se cocine lentamente y no se queme.
                                                     

Una vez confitado todo, retiramos del fuego y hacemos la patata hacia atrás de la sarten e inclinamos para que el aceite baje, ya que vamos a retirarlo con una cuchara y lo depositaremos en una aceitera. 
                                                

Quitamos el máximo posible y luego regresamos la patata al fuego, le añadimos una cucharadita de sal y removemos. La sal se añade en este paso ya que si lo añadiéramos antes, el aceite nos quedaría cocinado con sal y ese aceite lo vamos a utilizar para cocinar nuestra comida de otros días, no se echa a perder ni se desperdicia. La verdad que los guisos, sofritos y muchos más platos cocinados con ese aceite quedan mejor. 
                                                  

Mientras se cocina la patata con la sal, ponemos los huevos en un bol y batimos con la 1/2 cucharadita de sal que nos quedaba.

                                                    

Ya batidos los huevos, quitamos las patatas del fuego y las añadimos en la mezcla de huevo y removemos todo con un tenedor.
                                                    

La mezcla del huevo y la patata, la vaciamos a la misma sarten donde confitamos la patata y la llevamos al fuego, cocinamos a temperatura media.
                                                          

Dejamos unos segundo y removemos, eso es para que cuaje mejor del centro. Dejamos cocinar, aquí es el punto que quieras darle a la tortilla, porque hay gente que le gusta poco cuajada, a otros semi-cuajada y como a mi, bien cuajada. Para saber si ya esta cuajada, podemos ayudarnos con una espátula. Hay que estar pendientes y una vez que veamos que esta empezando a cuajar los laterales y el centro, ponemos un plato boca abajo encima de la sarten para poder darle la vuelta a la tortilla. 
                                                


Hay que hacerlo con cuidado que la primera vez cuesta un poquito porque todo es falta de práctica. Realmente la tortilla es fácil de hacerla. Dejamos cuajar por ambos lados y si quieres que esté bien cuajada da la vuelta dos veces a la tortilla. 
      

Y listo, aquí tienen a la famosa y riquísima tortilla de patata... genial no?
Pueden acompañarla con pan y una tabla de quesos, o una ensalada, quizá unos filetes empanados. Como prefieran,  espero que la disfruten.


                                                             ¡Buen provecho!





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...